Orientación para el Bienestar y la Salud

despertarDespertar (Capacidad perceptiva de las tres esferas) Mente-Cuerpo-Sociedad

 

Todo el mundo participa de su propia salud o enfermedad en todo momento, mediante sus creencias, sentimientos y actitud hacia la vida, así como, de modo más directo, mediante el empleo de terapias adecuadas. La comprensión de esta participación, es el primer paso para cualquier persona que desee recuperarse. Debemos tener en cuenta que una enfermedad no es simplemente un problema físico, sino más bien, es un problema de toda la persona, la cual comprende no solamente el cuerpo físico y mental, sino el cuerpo etérico (energías) y lo social. Este complejo sistema, que constituye el todo integral que es la persona, no está en equilibrio (salud*), entonces las intervenciones puramente físicas no podrán ayudar. Hay que considerar al humano en su totalidad, incluso en su relación con el mundo exterior y no centrarnos exclusivamente en su enfermedad. Muchas veces se pierde de vista al individuo como persona y se centra la atención únicamente en la patología. Está en nuestras manos el ir cambiando esta actitud. (Curso de fitoterapia).

No hagas a los otros lo que no te gustaría que te hagan a tí”

 

Acumulación de Toxinas

La acumulación de toxinas lleva a la muerte. Es imperioso, en la época que vivimos, idear un plan depurativo continuo. De nada sirve hacer una dieta o proponerse drásticos planes de salud si no modificamos nuestras conductas de vida. Paso a paso, incorporar nuevos conocimientos, desarrollar la percepción y reconocernos en cada uno de nuestros pares. El enfoque holístico del hombre, es una invitación a concebirnos de forma integral, superando definitivamente la barrera de la diferencia y el miedo para abrirnos a la convivencia.

Lo difícil, no es hacer una buena dieta sino cambiar una mala costumbre”

 

Circuito Depurativo:*

-Generar consciencia: (Meditación, respiración completa, flexibilización corporal).

-Desparasitar:(Ver: plantas y fármacos anti-helmínticos).

-Purgar:(Ver: Plantas purgantes).

-Remineralizar: (Ver: Agua de Mar, plantas remineralizantes, suplementos).

-Equilibrar Ecosistema Intestinal: (Ver: Flora Intestinal, Prebióticos, Probióticos, etc.).

-Ejercicio Físico: (Ver: Yoga, Tai Chi, Chi Kung, etc.).

-Mantenimiento: “Que la medicina sea tu alimento y tu alimento la medicina” (Alimentación frugal y consciente a nivel mental, físico y social).

*(el detalle de esta información estará disponible a la brevedad en nuestra web).

 

Equilibrio Ácido-Base y valor pH

El nivel de ácidos y bases es una variable que siempre está presente en el organismo humano y es de vital importancia para la salud que exista una proporción equilibrada entre ellos. Dicho nivel se define mediante el valor de pH (Potencial de Hidrógeno), que mide el grado de acidez de cualquier sustancia. Utilizando una escala de 1 a 14, se diferencian las sustancias ácidas, de las alcalinas.

Los valores del pH en el organismo varían según el órgano que analicemos. En el estómago predomina el medio ácido mientras que en la saliva también se registran valores básicos. En la sangre fresca se debería tener un pH de 7.365 (ligeramente básico).

El cuerpo humano es alcalino por su diseño y ácido de acuerdo con su función, lo que significa, que el organismo necesita combustible alcalino y que los ácidos se generan como subproducto de todas las actividades orgánicas. Si a esta actividad le añadimos un desequilibrio ácido en la dieta, se obtendrá la acidificación de células, tejidos, órganos y por último la sangre. Tal desequilibrio prepara el terreno para el caos, abriendo la puerta para el malestar y la enfermedad.

ph escala 01

¿Cómo surge la Acidez?

Durante algunos procesos metabólicos se generan ácidos dentro del organismo. Para estabilizar el equilibrio ácido-base, el cuerpo elimina el exceso de ácido fundamentalmente a través de los riñones, el intestino, la piel y los pulmones (la expulsión del dióxido de carbono, durante la espiración regula el valor de pH), o bien el propio organismo se encarga de suprimir los efectos perjudiciales de dichos ácidos “compensándolos” con las denominadas bases, es decir, neutralizándolos.

Ahora bien, cuando el cuerpo se acidifica es por que recibe un exceso de sustancias ácidas y carece de suficientes sustancias alcalinas (o básicas) para contrarrestar los ácidos. Entonces, el organismo recurre a un “plan de emergencia” : los ácidos se depositan en el tejido conjuntivo que es donde, por el momento, menos perjuicios ocasionan y el resultado de este proceso no es otro que la acidificación.

Las principales causas que dan lugar a alteraciones transitorias de nuestro equilibrio ácido-base son:

*Alimentación principalmente ácida o desequilibrada.

*Consumo inadecuado de alcohol, nicotina y cafeína.

*Escasa ingesta de líquidos.

*Estrés, sobrecarga emocional y física.

*Falta de actividad física.

*Transformación y neutralización insuficiente de los ácidos, debido a una carencia de vitaminas y minerales.

*Diversos contaminantes medioambientales.

 

Síntomas de Acidificación

Los efectos de las alteraciones internas del metabolismo no se manifiestan inmediatamente, sino que van ganando terreno poco a poco. Por eso el análisis del pH en orina, saliva o lágrimas proporciona información crucial para la elaboración de los diagnósticos. También podemos prestar atención a las señales de aviso que emite nuestro organismo. En el caso de acidificación corporal, suelen ir apareciendo progresivamente una serie de molestias características. Por ejemplo:

*Estado Psíquico: Tristeza, hiper-emotividad, tendencia a la depresión, nerviosismo, irritabilidad.

*Cabeza: Dolores de cabeza, conjuntivitis, palidez.

*Boca: Saliva ácida, encías inflamadas y sensibles, alta irritación de las amígdalas y faringitis que conduce infecciones repetitivas de las mucosas.

*Dientes: Caries y dientes agrietados o frágiles. Sensibilidad de los dientes al contacto con alimentos fríos, calientes o ácidos.

*Estómago: Acidez estomacal, eructos ácidos, espasmos, dolores estomacales, gastritis y hasta úlceras.

*Intestinos: Ardor en el recto, predisposición a las inflamaciones intestinales y descoloramiento de las haces por agotamiento.

*Riñones-Vesícula: Orina ácida, irritación y ardor en la vejiga y uretra. Cálculos renales y de la vejiga.

*Vías Respiratorias: Sensibilidad de las vías respiratorias al frío, frecuentes resfriados, bronquitis, sinusitis, anginas, hipertrofia de las amígdalas, tendencia a las alergias, tos y garganta áspera por irritación de ésta.

*Piel: Sudor ácido, piel seca e irritaciones. Grietas entre los dedos y alrededor de las uñas, micosis, granos, diversos eczemas.

*Uñas: Las uñas se adelgazan, se parten y se quiebran con facilidad. Estrías y manchas blancas.

*Músculos: Calambres y espasmos, tendencia a la tetania, al lumbago y tortícolis.

*Sistema óseo y Articular: Desmineralización de los huesos: osteoporosis, osteomalacia y raquitismo. Fracturas y lentitud en su consolidación. Crujido de las articulaciones, bloqueo de las vértebras, reumatismo, artrosis, artritis, ciáticas y hernia discal. Dolores articulares migratorios.

*Sistema Circulatorio: Hipotensión, mala circulación, extrema sensibilidad al frío. Tendencia a la anemia y a las hemorragias. Sabañones.

*Glándulas Endócrinas: Agotamiento e hipo-funcionamiento de las glándulas en general, excepto la tiroides, que tiene tendencia acelerarse.

*Òrganos Genitales: Inflamación de las vías genitales por los ácidos. Se favorecen de infecciones.

*Sistema Nervioso: Sensibilidad desmesurada al dolor en general, insomnio.

 

Nutrición y estilo de vida

En principio las comidas acidificantes no contienen necesariamente ácidos, pero producen sustancias ácidas durante el proceso de digestión, al ser absorbidas o aprovechadas por las células. Un ejemplo muy conocido: Como resultado de la digestión y transformación de las proteínas de la carne, se producen forzosamente ácidos, de los cuales probablemente el ácido úrico sea uno de los más conocidos. El exceso de éste se convierte en cristales de urato sódico, que por su propio peso precipitan y se depositan en las articulaciones y en otros tejidos, provocando la gota y otras enfermedades articulares discapacitantes y muy dolorosas.

Actualmente la opinión de los científicos es que deberíamos ingerir 80% de alimentos alcalinizantes y 20% de alimentos acidificantes a fin de alcanzar una relación equilibrada entre ácidos y bases dentro del organismo. (Ver tabla del pH de los alimentos archivo adjunto).

Una alimentación equilibrada, rica en minerales, con frutas y verduras, evitando el estrés, comiendo en ambiente relajado, masticando bien los alimentos, ingiriendo suficiente líquido, hacer actividad física, de ser posible al aire libre y sin caer en el esfuerzo excesivo, proporciona también oxígeno y activa el metabolismo. Moderar el consumo de grasas e hidratos de carbono, son hábitos saludables y formas de impedir la acumulación de desechos resultantes perjudiciales para el organismo.

En cualquier caso, cuando se produce la acidificación corporal debemos prestar especial atención a la alimentación y sobre todo a su contenido en sustancias minerales que, además de contribuir a contrarrestar la acidez corporal, son muy importantes tanto en el desarrollo fisiológico de numerosos procesos metabólicos como para la profilaxis de gran cantidad de enfermedades. Si estos nutrientes minerales no están presentes en la alimentación o no se absorben en cantidades suficientes a través del intestino, el organismo recurre a sus propios depósitos, que poco a poco se van quedando vacíos. Esta pérdida de sustancias alcalinas necesarias para el correcto equilibrio ácido-base deja al cuerpo “literalmente desnutrido”. Una vez consumidas estas reservas, no es posible neutralizar los ácidos. Entonces se forman sales difícilmente solubles que se acumulan preferentemente en el tejido adiposo y conjuntivo.

 

Equilibrio con sales minerales basificantes

Para ir sobre seguro en esos períodos en los que no es posible estar pendiente de la alcalinidad de la alimentación o en los que hay que hacer frente a un estrés intenso, lo mejor es recurrir a la ingesta de una combinación de bases convenientemente equilibrada y de este modo reponer las reservas de bases en el organismo.

Calcio

Este macromineral es el cuarto componente más abundante del cuerpo después del agua, las proteínas y las grasas. Un 90% del mismo se concentra en la masa ósea y en dientes. Participa en la coagulación, en la correcta permeabilidad de las membranas , regulador nervioso y neuromuscular, modulando la contracción muscular (incluída la frecuencia cardíaca), la absorción y secreción intestinal, en la liberación de hormonas y en el control de la acidez corporal.

Se encuentra en frutos secos, sardinas, anchoas, legumbres, vegetales verdes y oscuros (brócoli, acelga y espinaca).

Magnesio

Es un metal alcalinotérreo que representa el segundo catión más importante del sector intracelular, junto con el potasio y es el quinto mineral por su abundancia en el organismo. Componente del sistema óseo, de muchas enzimas, participa en la transmisión de los impulsos nerviosos, en la contracción y relajación de los músculos, en el transporte de oxígeno a nivel tisular y participa activamente en el metabolismo energético.

Las fuentes de magnesio son el cacao, las semillas, frutos secos, germen de trigo, levadura de cerveza, los cereales integrales, las legumbres y verdura de hojas.

Su ausencia contribuye a que el cuerpo se acidifique, debilidad muscular, aparición de calambres, entre otros.

Sodio

Este mineral alcalino es necesario esencialmente para regular la presión de los líquidos corporales (presión osmótica) junto al Potasio. Actúa en el interior de las células, participa en la conducción de los impulsos nerviosos, regula el reparto de agua en el organismo, entre otros.

Manganeso

Este micromineral está relacionado en la formación de los huesos, desarrollo de los tejidos y coagulación de la sangre, con las funciones de la insulina, la síntesis del colesterol y como activador de varias enzimas.

Se encuentra en frutos secos, granos integrales, semillas de girasol, de sésamo, en la yema de huevo, legumbres y vegetales de hojas verdes.

Zinc

Participa en el funcionamiento de 70 enzimas, entre las cuales se encuentran las del metabolismo de los hidratos de carbono, proteínas y grasas, en la síntesis de la insulina, el ADN, aumenta la inmunidad natural contra infecciones bacterianas y destruye elementos tóxicos como el cadmio que ingresa al organismo a través del humo del cigarro.

Se encuentra en el pescado, yema de huevo, legumbres secas y en los cereales integrales.

 

Un factor muy importante a tener en cuenta, para que realmente llevemos adelante una alimentación equilibrada, es la correcta combinación de los alimentos para su asimilación, (véase trofología de los alimentos).

 

Apartado 1º

La SAL”

No existe el mundo culinario sin sal. La sal de mesa refinada, cloruro sódico, no es recomendable para nuestra salud, son más los estropicios que lo bueno que tiene para aportarnos. Pero si decimos que no hay arte culinario sin sal… ¿Cómo podemos preparar nuestra comida de forma segura y sana? La respuesta es: Utilizando sal de mar o “AGUA DE MAR”

Hoy en día y más que nunca, el agua de mar se revela ante los ojos del hombre como una panacea, un elixir de minerales y microorganismos que nos propone una gran cantidad de utilidades. Con más de 90 elementos de la tabla periódica, micro algas y un número muy abultado de bacterias, el plasma marino es una sopa perfecta e inagotable para el hombre. Sólo debemos aprender a utilizarlo.

El agua de mar posee un pH de ±8.49 el cual impide que proliferen, al punto de ser destructivos para nuestro organismos, todo tipo de patógenos, que en un entorno de estas características se encuentran muy debilitados.

Estos son algunos de los motivos por los cuales hemos decidido utilizar el agua de mar como el “GRAN” ingrediente de nuestros platos. La matriz marina provee un delicado equilibrio en el que se conjugan, sabor, salud y ecología.

A grandes rasgos, hemos reemplazado en todos nuestros preparados el par “Agua/Sal de mesa” por AGUA DE MAR. Es preciso tener paciencia y dedicar tiempo a realizar pruebas en torno a este reemplazo. La búsqueda de la proporción exacta entre, agua dulce y agua de mar, es un trabajo delicado que compromete el paladar y entrena los sentidos en general.

Agregar agua de mar a nuestros platos NO es sólo salar. Es un aporte exquisito de sabor, textura y simplicidad culinaria.

 

Apartado 2º

AZÚCAR”

…“El azúcar es un producto de desecho ácido generado como resultado del metabolismo, y provoca que las células sanas del cuerpo se transformen, biológicamente, en bacterias y levaduras. Todos los tipos de azúcar (el blanco o refinado, el moreno, el procesado de remolacha, caña azucarera y maíz, el jarabe de arce, la miel, la melaza, la sacarosa, la fructosa, la maltosa, la lactosa, la glucosa, el manitol, el sorbitol, la galactosa, los monosacáridos, el azúcar de dátiles, el azúcar turbinado, los caramelos, los refrescos, los pasteles, el helado, el chocolate, las algarrobas, e incluso los azúcares naturales de frutas), generan un entorno favorable para la aparición de bacterias, levaduras y mohos desde el interior del organismo. Eso se debe a que todos los azúcares son ácidos y pueden dar lugar al Acetaldehído (una toxina, además de ser un carcinógeno) y alcohol en el interior del organismo. Cuánto más azúcar obtiene el organismo, más microorganismos perniciosos evolucionan en el interior del cuerpo […] Debemos eliminarlos alcalinizándolos.

En contra de la creencia popular, el cuerpo no necesita azúcar. Asegúrate de no reemplazar el azúcar por edulcorantes artificiales, que son, igual de malos o peores. Por nombrar algunos: aspartame (Nutrasweet), la sacarina (Sweet`N Low), el neotame, la sucralosa (Splenda), el acesulfamo (Sunett, Sweet&Safe, SweetOne) y los ciclamatos. Todos estos productos se descomponen para dar lugar a ácidos, mortíferos para el organismo”. (La milagrosa dieta del pH).

 

Apartado 3º

AGUA”

La calidad y la cantidad de agua que consumimos es un tema central de nuestra alimentación.

En el agua de nuestro cuerpo tienen lugar las reacciones que nos permiten estar vivos. Forma el medio acuoso donde se desarrollan todos los procesos metabólicos que tienen lugar en nuestro organismo. Esto se debe a que las enzimas (agentes proteicos que intervienen en la transformación de las sustancias que se utilizan para la obtención de energía y síntesis de materia propia) necesitan de un medio acuoso para que su estructura tridimensional adopte una forma activa.

Gracias a la elevada capacidad de evaporación del agua, podemos regular nuestra temperatura, sudando o perdiéndola por las mucosas, cuando la temperatura exterior es muy elevada. Es decir, contribuye a regular la temperatura corporal mediante la evaporación de agua a través de la piel.

Posibilita el transporte de nutrientes a las células y de las sustancias de desecho desde las células. El agua es el medio por el que se comunican las células de nuestros órganos y por el que se transporta el oxígeno y los nutrientes a nuestros tejidos. Y el agua es también la encargada de retirar de nuestro cuerpo los residuos y productos de deshecho del metabolismo celular.

El agua es imprescindible para el organismo. Por ello, las pérdidas que se producen por la orina, las heces, el sudor y a través de los pulmones o de la piel, han de recuperarse mediante el agua que bebemos y la contenida en alimentos.

Es muy importante consumir una cantidad suficiente de agua cada día para el correcto funcionamiento de los procesos de asimilación y, sobre todo, para los de eliminación de residuos del metabolismo celular.

Es oportuno comentar, que si consumimos agua en grandes cantidades durante o después de las comidas, disminuimos el grado de acidez en el estómago al diluir los jugos gástricos. Esto puede provocar que los enzimas que requieren un determinado grado de acidez para actuar queden inactivos y la digestión se ralentice. Si las bebidas que tomamos con las comidas están frías, la temperatura del estómago disminuye y la digestión se ralentiza aún más.

Como norma general, debemos beber en los intervalos entre comidas, entre dos horas después de comer y media hora antes de la siguiente comida. Está especialmente recomendado beber uno o dos vasos de agua nada más levantarse. Así conseguimos una mejor hidratación y activamos los mecanismos de limpieza del organismo. 

 

(Fuentehttp://www.aula21.net/Nutriweb/agua.htm)

 

A modo de referencia, vamos a nombrar las distintas vertientes o formas de alimentarse y cómo se las nombra en el espectro de lo social. Como ser:

 

  • Alimentación Vegetariana: es el término que engloba a todas las personas que en sus dietas no incluyen carnes de ningún tipo.

Es interesante conocer las diferentes variantes que está palabra contiene y que podríamos clasificar del siguiente modo:

  • Lacto Vegetariana: incluye lácteos de origen animal y sus derivados.
  • Ovo – Lacto Vegetariana: además de alimentos de origen vegetal también incluye en su dieta, derivados de animal, como huevos y lácteos.
  • API: es el prefijo con que se designa a quien consume miel, y generalmente y se puede referir indistintamente a cualquiera de los grados ya descriptos más arriba, o sea que, podría ser -API-ovo-lacto-vegetariano- o API-ovo-vegetariano o -API-lacto-vegetariano.
  • Vegetariano Vegano: quien sigue una dieta exclusivamente basada en alimentos de origen vegetal, sin excepciones de ningún tipo, excluyendo también en todo el ámbito de su vida el uso de derivados de animales o de productos que hayan implicado para su fabricación o producción la explotación y/o el sufrimiento de algún animal. No utiliza en su vida, los derivados de la matanza y/o explotación de animales, como cuero, lana, seda, cosméticos, etc., oponiéndose también a todo experimento y testeo sobre animales, rechazando además la utilización de animales para entretenimiento (zoo, circos, acuarios, rodeos, carreras, corridas de toros, etc.), dándole de este modo una especial importancia a la ética.
  • Crudívoro Vegetariano: es aquel que come todo crudo, frutas, verduras, nueces, semillas, legumbres, cereales, brotes, etc. El crudívoro no cocina o calienta las comidas, prefiere ingerir todo en su estado natural crudo, no las cocina, conservando de este modo los más valiosos atributos que poseen, cualquiera de las modalidades vegetarianas puede ser crudívora.
  • Frugívoro o Frutariano: se alimenta exclusivamente de frutos, generalmente crudos y de época. Esta es la forma de alimentación que más se acerca a la perfección alimenticia del ser humano, tanto por su calidad energética como por la no obstaculización de la ley de evolución.
  • Macrobiótica: La macrobiótica no es una filosofía ni una religión, ni tampoco es una doctrina espiritual, una mística o régimen dietético. Analicemos la palabra: BIOTICA = Arte o manera de vivir; MACROS = Grande. Macrobiótica es la manera de “vivir una gran vida”. Esta práctica es la aplicación de una interpretación del orden del universo visible e invisible, o en otras palabras, la aplicación de las leyes del cambio o transformación. En el pasado lejano, los chinos explicaron las leyes del cambio en un solo principio, muy simple: Los polos alternativos, complementarios y dinámicos, designados por YIN (Femenino, negativo, centrífugo) y YANG (Masculino, positivo, centrípeto). Hace poco más de cincuenta años, el maestro Georges Ohsawa formuló de nuevo esta antigua filosofía y demostró su valor práctico en terreno de la medicina  y las ciencias exactas. Es una lógica dialéctica y paradójica, basada en el “Principio Unificador”.

El hilo conductor es el “non credo” (no creo). Ello significa que los descubrimientos más significativos de nuestra existencia no deben “pensarlos” otros por cuenta nuestra, sino que deben ser el resultado de una reflexión personal, de introspección y de meditación. Esos descubrimientos animan nuestra vida…

 

*OBS: se recomienda leer el artículo Trofología: El arte de combinar los alimentos.

 

BIBLIOGRAFÍA

-“Macrobiótica para todos”, Ed. Deva´s, Perla Palacci de Jacobowitz.

-“Guía práctica de la macrobiótica”, Centro macrobiótico de Maldonado.

-“El Tao de la Salud, el Sexo y la larga vida”, Daniel Reid, Urano.

-INYOLOGÍA, Guía del principio único, Tomio Kikuchi. Edición Independiente.

-Primer Libro de Cocina Macrobiótica, George Oshawa Macrobiotic Fundation, California.

-”La Milagrosa Dieta del pH”, Dr. Young.

-”Cómo beber el agua de Mar”, Mariano Arnal.

-”La mejor sal, Agua de Mar”, Mariano Arnal.

-”El poder curativo del agua de Mar”, Dr. Ángel Gracia.

-”Equilibrio corporal del nivel ácido-base disfrutando de una buena salud”, Dr. Lesmes Zabal.

 

*Recopilación: Martín Rossi-Naturópata, Chef Naturista y Anahí Weinstock-Lic. Ciencias Químicas, Kinesióloga Holística

 

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter
Acerca de

El sitio web está dedicado a compartir información sobre naturopatía, terapias manuales, cocina naturista/consciente y la práctica del Yoga.

Publicado en Artículos de interés, Naturoterapia

Martin Rossi

foto martin chef naturista. Profesor internacional de YOGA INTEGRAL. Masoterapeuta, digitopuntor ...
Ver ficha completa

Anahi Weinstock

foto martin Licenciada en Ciencias Químicas con más de 10 años de investigación ...

Siguenos por mail !

Redes Sociales

Visit Us On Facebook

Traducir:

Translate »